6 de noviembre de 2010

Las Dimensiones Espirituales en la Sanación de Adicciones Octava parte y FIN

Dra. Donna Cunningham

Andrew Ramer

Traducción de Karina Malpica

Cuando recuerdas que el alma crea el cuerpo, puedes comenzar a recrearlo. Es interesante que usemos estas dos mismas palabras, recreacional y de diseño, para nombrar a las drogas más populares hoy en día. La recreación tiene que ver con la fluidez y el diseño tiene que ver con el orden, y ellas nos recuerdan nuestra necesidad de crecer hacia formas de vida más fluidas en un plano más alto del orden cósmico.

DROGAS QUIMICAS, EL CHAKRA DEL ENTRECEJO Y LAS ONDAS CEREBRALES

El chakra que más afectan las drogas manufacturadas es el tercer ojo. Cuando honras tu atracción hacia estas sustancias como algo que proviene de una necesidad de despertar o activar más este chakra, puedes hacerlo espiritualmente en lugar de químicamente. Vivir en una sociedad que niega la existencia de los chakras en un momento en que su despertar es vital para la futura evolución de la humanidad, es algo que apoya la inútil confianza en las sustancias manufacturadas. Desafortunadamente, ninguna droga te puede ayudar a ver libremente lo que puedes ver a través del tercer ojo cuando está despierto. La estructura química de la droga de forma a la experiencia justo en un momento cuando estás listo para comenzar a experimentar y explorar estados fluidos de conciencia. El efecto de los químicos imita la alteración de ondas cerebrales necesaria para tales experiencias. Las luces, el sonido y otras formas de tecnologías no químicas son mucho más efectivas para hacer estos cambios que las drogas. Ultimadamente, puedes crecer de una forma más natural hacia tales patrones de onda a través de la meditación e incluso de la fantasía. Más adelante daremos un ejercicio con sonido para ayudarte a hacer este cambio. Dentro de 50 años todo mundo trabajará en estos estados sutiles, todos canalizarán. Nos estamos volviendo cada vez más y más sutiles. Ultimadamente nos moveremos de las amatistas que puedes sostener a las amatistas de los planos interiores, de las esencias florales a la simple sintonización con las flores. Para hacer este cambio, necesitamos trabajar con las herramientas de poder que no son físicas, a través de meditaciones que alteran la conciencia. Por ejemplo, aunque nadie puede enseñarte cómo, es posible alterar concientemente tus ondas cerebrales para repetir los patrones creados por cualquier sustancia a la que has estado habituado, desde café a qualudes. Con cierto estudio de tus recuerdos y quizá sintonizándote con otras personas puedes ver o sentir cómo se ven estas ondas y decirle a la parte de tu cerebro que las conoce tan bien que simplemente las recree. Algunos de estos patrones sin embargo, debido a un largo abuso, causan disfunciones. No obstante, los ejercicios que hemos dado con cristales y los diagramas de transformación de hábitos alteran las ondas cerebrales de maneras que son positivas y útiles. Ciertas drogas suprimen las ondas cerebrales, de forma que podemos dar un salto más allá de ellas, brincar ese enfoque particular. Tú puedes, con práctica, y nadie puede enseñarte cómo, comenzar a jugar con tus propias ondas cerebrales sin químicos, aprendiendo cómo moverte de los patrones dentados generados por nuestra estresante forma de vida hacia patrones más suaves, más eufóricos. Incluso puedes alterar las ondas cerebrales de la gente a tu alrededor, aprendiendo a sincronizarte con ellos, a unirte con ellos y luego cambiarlos. Esta técnica tiene implicaciones para sanar a los esquizofrénicos, epilépticos y otros cuyo estrés ha ocasionado el descarrilamiento de las ondas cerebrales. Los delfines lo hacen de una forma natural, como una forma de unión, comunicación y placer. Una de las razones de que los sanadores y los terapeutas que trabajan con adictos (o con esquizofrénicos o con personas retardadas) terminen quemados es esa, sin tener conciencia al respecto comienzan a tomar e imitar los patrones de ondas cerebrales perturbados de las personas con las que trabajan. Si trabajas con adictos, en recuperación o no, necesitas limpiar tu aura y tus chakras, quizá diariamente, mediante alguno de los ejercicios del primer capítulo. En las adicciones, necesitas blindarte cuando vayas a trabajar con una burbuja de luz blanca, utilizando un cristal que limpies diariamente sumergiéndolo toda la noche y de las ondas cerebrales, quizá protegiéndote con un casco de luz que cubra el tercer ojo y el chakra de la corona. (De hecho esta clase de blindaje era parte de la razón de ser de los cascos de las armaduras.) También hay una conexión entre las drogas sintéticas y nuestro recién despertado chakra del timo. Inicialmente estas drogas estimulan este centro, pero en un corto periodo de tiempo, deprimen su nuevo y frágil funcionamiento. Lo estimulan en un nivel global, ya que siempre que uno toma una droga específica, la misma sustancia química pura, ya sea azúcar, alcohol o marihuana, varía conforma varían los campos en los que fue cosechada la planta precursora, y éstos cambian de estación en estación y de año en año. Inicialmente las drogas manufacturadas estimulan el timo, pero en un corto tiempo dañan tanto el chakra como a la glándula del timo, inhibiendo el sistema inmune del cuerpo. Todos los químicos, los aditivos de la comida y los contaminantes del aire y el agua, afectan negativamente al sistema inmunológico y en el futuro probablemente encontremos una ocurrencia mayor de enfermedades debidas a la inmunodeficiencia. Aunque algunas de estas drogas llevan energía hacia los chakras inferiores y algunos hacia los superiores, y aunque muchos de ellos afectan también el chakra cardiaco debido a que circulan en la corriente sanguínea y afectan al corazón mismo, en última instancia todos los químicos sintéticos dañan todos los chakras, evitando que funcionen individualmente o en concierto. Estas sustancias también dañan el aura y los cuerpos sutiles más rápido que cualquier otra sustancia adictiva, separando las capas, lo cual crea espacios donde las energías externas pueden penetrar y quedarse atascadas. También causan pulsos irregulares y ritmos estacato en el flujo de energía de los meridianos. Tal como un niño puede quemarse con el fuego antes de estar listo para cocinar, así también nos estamos quemando nosotros con los químicos que hemos creado.

EJERCICIO: Un substituto de sonido para las drogas sintéticas

En cada uno de los capítulos previos sobre sustancias adictivas te hemos dado una herramienta sustituta para estimular tu conciencia de forma parecida a como lo hacia la droga. No hay un uso correcto de estos químicos, pero todos hemos aprendido del uso inadecuado de toda clase de cosas. Ellas existen, ellas son parte de nuestro mundo. El ejercicio siguiente está diseñado para estimular tu cerebro, tu mente y tu cuerpo de formas similares a como lo hacen las drogas sintéticas. Pruébalo una o dos veces al día durante cuatro minutos si has estado utilizándolas, ya que sirve tanto como un sustituto de esas sustancias como una terapia de sanación por haberlas utilizado. Estos son los pasos que debes seguir: Siéntate tranquilamente en tu burbuja con los ojos cerrados. Cobra conciencia de tu respiración. Con tus labios abiertos pero con tus dientes superiores e inferiores tocándose, comienza a vibrar la parte de atrás de tu garganta de forma que emitas el más alto e inclinado sonido de EEE que puedas hacer. Siente que este sonido se está moviendo en círculos dentro de tu cráneo, a nivel de tu tercer ojo, desde la parte frontal hacia la parte trasera de tu cabeza, hasta que hayas creado dentro un anillo vibrante de sonido. Ahora cambia la dirección en la que el sonido se mueve de forma que se mueva en círculos a través de tu tercer ojo desde tu coronilla hacia abajo entre tus ojos, y después en círculos desde tu cerebro hasta la coronilla de nuevo, creando otro anillo de vibración. Esta vez toma el sonido EEE y hazlo más lento de forma que no viaje tan rápido. Llévalo a tu cerebro y siente que puedes pasarlo de un lado al otro entre los dos hemisferios de tu cerebro de forma que ondule entre ambos como si estuvieras haciendo malabares con una bola de cera derretida entre tus dos manos. Ahora dirige el sonido hacia un punto y deja que se mueva en forma de espiral y dance dentro de tu cerebro, despertando cada parte de él y haciéndolo vibrar. Lentamente deja que el sonido se desvanezca, hasta que ya no puedas oírlo, pero siéntelo aún como un eco y moviéndose dentro. Cobra conciencia de tu respiración de nuevo y cuando estés listo, lentamente disuelve tu burbuja y abre tus ojos. Nota los cambios que sientas. ¿Las cosas se ven o se parecen diferentes? ¿Tu cuerpo se siente diferente? Cobra conciencia de las maneras en que este ejercicio puede resintonizarte, no a la canción que canta un químico, sino al puro y maravilloso canto eléctrico de ti mismo.

EJERCICIO: Un sustituto de luz para las drogas sintéticas

Las personas que tienen dependencia hacia las drogas sintéticas están buscando algo que aún no existe, algo nuevo y aún no descubierto, ya sea en el mundo o en su propia conciencia. El siguiente ejercicio está diseñado para hacer lo mismo, mediante el uso repetido y extrema paciencia, sentado como un monje Zen haciéndolo de nuevo una y otra vez. Estos son los pasos que has de seguir: Siéntate en una burbuja, esta vez con una que no tenga nada de luz. Siente la seguridad y protección de la burbuja. Cuando te sientas confortable dentro de ella, visualízate a ti mismo flotando fuera en tu burbuja, en la superficie de un mar profundo e interminable. El lugar al que está entrando es completamente desconocido. Nadie ha visto nunca este lugar. No hay ninguna luz aquí. Muévete a través de la oscuridad usando todos tus sentidos, excepto la vista, para percibir lo que hay a tu alrededor. Escucha, huele, saborea, siente y utiliza todos tus sentidos sutiles. En nuestra sociedad dependemos mucho de la vista. Sobre utilizamos los ojos que nos impiden desarrollar otros sentidos físicos, sin mencionar los sentidos sutiles. Las cosas te ocurrirán en la semi oscuridad. Algunas serán bellas, otras serán espantosas. Recuerda que cualquier cosa que veas no es real en este mundo en el que vives, sólo en el mundo de la mente. Si no puedes mantenerte totalmente calmado aquí, aún no perteneces a este lugar. Regresa de donde viniste, sabiendo que nada puede dañarte que no hayas creado desde el interior, y que eres lo suficientemente fuerte para enfrentarlo (Si estás calmado, continúa realizando el ejercicio hasta el final). Cuando hayas viajado lo suficiente, mece tu cuerpo hacia delante y hacia atrás suavemente para regresar a tu sentido de este mundo. Siente entonces como el mar retrocede a tu alrededor y abre los ojos al mundo físico. No hagas esto más de una vez al día. Y no lo hagas más de tres minutos seguidos. No porque pueda dañarte, sino por la energía que puedas perder al ser un faro de luz en mundos no iluminados. Cuando termines puedes necesitar sentarte durante un rato en tu burbuja hasta que la luz crezca dentro y alrededor de ti para equilibrar las cosas. Al hacer este ejercicio estarás viajando a nuevos lugares, aunque no los verás. Esta es una gran aventura, pero también un gran riesgo y quizá una gran pérdida de tiempo. No todo lo que inventa la humanidad es valioso, como atestigua la contaminación los desechos nucleares, la guerra, la violación y la violencia.

DIAGRAMA TRANSFORMADOR DE LAS DROGAS SINTETICAS

Como se mencionó en capítulos anteriores, parte de soltar y liberar una adicción consiste en reprogramar los patrones de onda cerebrales. En ningún caso es más crucial que con este tipo de drogas que suprimen loas ondas cerebrales normales tanto como para alterarlas masivamente. Este es el diagrama para transformar el hábito hacia las drogas sintéticas. Fuerza a tus ojos para que vayan desde abajo hasta arriba de las dos líneas paralelas centrales sin parar. Repite el movimiento de abajo hacia arriba diez veces por sesión. Realiza tres sesiones cada día.

PIEDRAS PARA SUSTITUIR A LAS DROGAS SINTETICAS

Si has tocando fondo con las drogas manufacturadas y estás listo para dejar de usarlas, prueba este patrón cristalino como substituto. Necesitarás una pieza de malaquita del tamaño de una yema de huevo y una pieza de rodocrosita que sea un poco menor. Sostén la malaquita en tu mano derecha y la rodocrosita en la izquierda. Siente la energía elevarse por tus brazos y llenar tu cuerpo. Siente cómo se mueve en oleadas desde tus pies hasta la punta de tu cabeza. Permite que el ritmo de las oleadas se vuelva lento o rápido dependiendo de la fuerza con que sostienes las piedras. Haz esto alrededor de ocho minutos. Cabe notar que abandonar el uso de drogas sintéticas no es fácil y no debiera intentarse en soledad. Este libro no puede reemplazar el cuidado médico, la terapia o los grupos de autoayuda. Lo que hace es darte algunos insights acerca de las causas espirituales de tu adicción. Las explicaciones y los ejercicios del primer libro, Dimensiones espirituales de la sanación de adicciones, también te serán de mucha utilidad.

CAPÍTULO DIEZ

UNA CONCLUSIÓN

Una persona que busca sustancias adictivas ha estado atrapada durante años en el fermento de visiones y sueños de cambio, ninguno de los cuales ha podido manifestarse en el mundo. No puedes encontrar a ningún adicto en ninguna parte que no esté al borde de un cambio y sin embargo sea incapaz de moverse. Los adictos son como el Loco de las cartas del Tarot, a punto de efectuar un paso gigante hacia un lugar donde no hay pavimento.Vivimos en un mundo de pavimento, solidez debajo de nuestros pies y cualquier movimiento que emprendemos en este mundo lo hacemos a través de caminos prescritos, carreteras y autopistas. La persona que se vuelve hacia las sustancias adictivas es aquella que quiere salir del sueño. Esas personas no caminan sobre el aire, sino sobre las aguas. El atractivo que tienen las drogas es que prometen hacer que manifiestes la visión. Lo que hacen en realidad es quemar el cuerpo lentamente. En realidad tú caminas sobre las aguas, no debido a tu fortaleza espiritual, sino porque te has convertido en algo más ligero que el agua misma. No eres más que una hoja de otoño flotando en la corriente. Este cuerpo a través del cual ibas a manifestar la visión no es más que un montón de polvo ahora, un saco vacío. El cuerpo ya no está canalizando la visión, sólo está lleno de ella. Cuando destruyes la estructura, la esencia se desperdicia. No puedes poner vino en un odre viejo. No puedes verter vino en aquellos que aún están demasiado asustados para hacer de sí mismos visiones andantes. En Dimensiones espirituales para sanar las adicciones hay ejercicios para ayudar a aquellos que cayeron en la adicción porque no supieron cómo manifestar sus visiones. Una poderosa manera de abandonar las adicciones consiste en conquistar y dirigir tus dones espirituales, y para ello hemos tratado de ayudarte mediante los ejercicios y procesos de ambos libros. Decididamente estos principios pueden ayudar a la mayoría de las personas en nuestro mundo adicto al azúcar y a las drogas, cuando trabajes con este material conseguirás los primeros beneficios. La información contenida en Dimensiones espirituales para sanar las adicciones explica la realidad mayor de manera que pueda serte más cómoda y familiar. En este libro, también hemos descubierto cómo el abuso de las sustancias distorsiona las dimensiones espirituales del cuerpo y la mente. Los ejercicios y visualizaciones de ambos libros ayudan a los lectores a aumentar su sintonización espiritual y a usar el poder de su mente para combatir tanto la adicción como las causas subyacentes. Los peligros de las adicciones se incrementan más en una sociedad que no considera como propias sus raíces en el mundo de los sueños. El creciente abuso de sustancias adictivas y otras drogas en países como los Estados Unidos, por gente de todas las edades y grupos sociales, constituye una epidemia de serias proporciones. Cuando leíste acerca de las dimensiones espirituales de las adicciones, pudiste ver que guardan una gran relación con la condición espiritual de nuestra cultura y nuestra pérdida de contacto con esos otros niveles de realidad. Estamos en una crisis que tiene mucho que ver con nuestro propósito de grupo y con nuestra visión grupal. Para comprender cómo encajan en esto las sustancias adictivas específicas necesitábamos ver la historia de la humanidad en perspectiva, tal como hicimos en los diferentes capítulos dedicados a las sustancias específicas.

MANTEN ESTE LIBRO EN PERSPECTIVA

Todas las enfermedades físicas, incluida la adicción, tienen largas historias de desequilibrios mentales, emocionales y espirituales que las crearon y que comenzaron mucho antes de que el problema físico se manifestara. Nadie se enferma de la noche a la mañana y tampoco nadie se cura de la noche a la mañana. Muchas personas buscan métodos de sanación alternativos porque se han desilusionado mucho de la medicina convencional y de los terapeutas convencionales. Desde el principio hemos visto el trabajo que compartimos en estos dos libros como algo que complementa los servicios sanitarios estándares de desintoxicación y los programas de recuperación. Aunque tu Ser Esencial sea espiritual, si lees este libro y piensas que puedes ayudarte únicamente con él, estarás siendo negligente con los aspectos mental, emocional y físico de quien tú eres y este enfoque se convertirá en una fuente adicional de desilusión. Pero si ves todos los métodos disponibles para sanar tu adicción como diferentes estanterías de una ferretería puedes pasearte de arriba abajo probando herramientas hasta encontrar las que te sirvan mejor para el trabajo particular que necesitas a fin de recuperarte y renovar tu vida. Este libro contiene un juego de herramientas y esperamos que las encuentres útiles, pero recuerda buscar herramientas de otras clases cuando las necesites: el cuidado sanitario, las terapias y los grupos de autoayuda.

ADICTOS Y SANADORES

Esta es una historia que yo (Andrew) he contado tantas veces en los últimos años que ya no puedo recordar dónde la leí o la escuché. Creo que yo no la inventé, pero en el transcurso de contarla, puede ser que haya cambiado ciertos detalles. Bueno, el caso es que un antropólogo se va de viaje tres meses para estudiar a un grupo de esquimales en Groenlandia, creo. Está especialmente interesado en descubrir cosas sobre los sanadores nativos y sus métodos de sanación. En el pueblo hay un hombre muy viejo y el antropólogo decide que él debe ser el sanador de la aldea. Pasa el primer mes cortejando lentamente al viejo hombre, pasando tiempo con él para ganar su confianza. Gradualmente, en el segundo mes, comienza a hacer preguntas al viejo acerca de la sanación, tratando de pescar información que el viejo nunca provee. Faltándole sólo un mes para regresar, el antropólogo se vuelve más directo y hace preguntas que el viejo sigue sin responder. Finalmente, cuando le faltaban sólo dos semanas para irse, el antropólogo abandona su principio de no imponer sus necesidades en la cultura y en los individuos sobre los cuales está trabajando. Directamente confronta al hombre diciendo algo así: “Tú eres el hombre más viejo de la aldea. Todo el mundo te respeta. ¿Por qué te niegas a decirme algo al respecto?” El viejo hombre mira al antropólogo como si fuera un tonto y dice algo que para él es absolutamente obvio: “¿Cómo puedo ser yo un sanador, si yo no tengo sueños?” Para el viejo este era un prerrequisito para ser sanador y creo que es un prerrequisito universal. Me gusta contarles esta historia a los adictos en recuperación, todos los cuales han sido heridos y la mayoría de los cuales tienen sueños. Puedes suceder, conforme completes el proceso de estos libros, que comiences a interesarte en el trabajo de sanación. Yo creo que la experiencia de la adicción y de la recuperación proveen los prerrequisitos para convertirse en sanador, aunque mi concepto acerca de lo que es un sanador es muy fluido. Un chef puede ser un sanador y también puede serlo un jardinero, una esteticista o un pianista.

Fin

3 comentarios:

josefina dijo...

Que informaciòn tan increìblemente buena, me sorprende tan buena informaciòn y ejercicios de meditaciòn, y en general todo muy interesante, mil gracias y muchas felicidades, pocos sitios tan buenos, Josefina Gòmez cobo

josefina dijo...

Que informaciòn tan increìblemente buena, me sorprende tan buena informaciòn y ejercicios de meditaciòn, y en general todo muy interesante, mil gracias y muchas felicidades, pocos sitios tan buenos, Josefina Gòmez cobo

Alexiis dijo...

Gracias Josefina me esfuerzo en brindar la máxima información posible.
Con amor, Alexiis