19 de agosto de 2010

¡Basta de secretos, basta de mentiras! – Parte 14

 

¡Manual para el despertar de la semilla estelar!

Las Revelaciones Sirianas – Patricia Cori

MUERTE FRENTE A ASCENSIÓN

Nos da la impresión de que la mayoría de vosotros estáis tan equivocados acerca del proceso de ascensión como lo estáis acerca de la muerte, pues ambas fases de transición de vuestro retorno a la Fuente implican vuestra evolución fuera del cuerpo y de la realidad básica -lo 'conocido', por muy poco que 'sepáis' de ella.

Ambas resultan aterradoras porque contemplarlas exige que hagáis frente al secreto último de vuestra existencia actual -un secreto que sólo el proceso mismo puede revelar con alguna certidumbre... y a veces ni siquiera entonces.

Agravar vuestra ansiedad sobre el proceso de la muerte y acentuar vuestro miedo es una tremenda falta de comprensión sobre lo que realmente ocurre en el paso de lo físico a la esencia puramente espiritual.

Esto se ve exacerbado por los traumáticos rituales de separación cuando sobreviene la muerte, la incertidumbre respecto a lo que realmente os espera en el otro lado y un miedo abrumador de todo lo que pueda provocaros dolor, sufrimiento inmenso y la insoportable pena de la separación.

Sólo esos indígenas que han permanecido sintonizados con el desarrollo del espíritu y los verdaderos buscadores entre vosotros se han dedicado a prepararse para ese proceso evolutivo que es la transición: una bienvenida al invierno, sabiendo que la primavera del alma siempre viene a continuación.

De modo parecido, vuestro entusiasmo respecto a la ascensión de la Tierra y la perspectiva de vuestra participación individual en ese proceso disminuye por el espectro siempre amenazador del Armagedón total, que interpreta el inminente cambio de vuestro cuerpo celestial favorito como el día del juicio final para las formas de vida de vuestro mundo.

También esto crea todo tipo de temores en los no iluminados y en quienes permanecen ciegamente inconscientes y totalmente desinteresados de las dinámicas celestes que constantemente están redefiniendo los 'parámetros' del Universo.

Buscadores de la paz y del camino del amor, no podéis evitar preguntaros por qué el desarrollo de acontecimientos de transición tan extáticos como los que se han comenzado a manifestar en todas partes de vuestro sistema solar en ascenso tendrían que incluir oposición y obstrucción violenta, como las que estáis observando ahora en la representación de los juegos oscuros y peligrosos del Gobierno Secreto.

Cuando estáis centrados, sintiéndoos equilibrados y con claridad mental, reafirmáis que no es necesario y que no tenéis la intención de avivar las fuerzas oscuras entregando vuestro poder a la depresión colectiva, nacida del miedo y la desesperanza -emociones que tanto daño hacen al espíritu.

Desde un espacio de claridad -el centro de vuestro ser podéis realizar mejor vuestro trabajo, a un nivel tanto individual como colectivo, para neutralizar el impacto de la oposición, elevando a quienes os rodean hacia la luz de vuestra esperanza y vuestra celebración.

Servís de modelo para otros, permaneciendo firmes en vuestro compromiso con la creación de un mundo mejor para vosotros mismos, para vuestras familias, para todos los seres vivientes de la Tierra -y más allá.

Desde ese lugar de calma y serenidad, encontráis seguridad en vuestra comprensión de cómo la elevación de Gaia puede llegar a ser una experiencia más tranquila y gozosa de lo que generalmente se expresa en el humo y la neblina de aquellos que des-t rozarían la belleza.

Así pues, tenéis que ver con claridad esas sombras que provocan miedo en vosotros y disiparlas con firmeza. Sabéis que esto se realiza liberando los chakras inferiores de todas las energías bloqueadas, las formas mentales o entidades que han anidado en vosotros, para así poder limpiar los canales ka y permitir que fluya energía pránica pura a través de vuestros centros coronarios y por el cordón umbilical que os enraíza en la Madre Tierra.

De este modo seréis lo mas efectivos posible como trabajadores de la luz para la raza humana y guardianes de la deidad en transición, recordando siempre que lo que queréis llevar a la cuarta dimensión es una Tierra gloriosa -y que vuestro objetivo es el bien más elevado de todas las almas.

Confiamos en que comprendáis por qué estamos tan decididos a que tengáis que mirar en profundidad vuestros miedos y los diseccionéis, examinando cada detalle de ellos, pura que podáis eliminarlos de vuestro camino -de una vez por todas. Ha llegado el momento de desprenderos de la pesada carga que crea el 'terror', no sólo en vuestro interior, sino en toda experiencia consciente con la que vuestra mente resuena.

De hecho, es hora de comenzar sinceramente a regocijaros en el conocimiento de que todo lo que se halla ante vuestro horizonte es mucho más espléndido que lo que se encuentra a vuestras espaldas -pues avanzáis siempre hacia la luminiscencia de la Fuente, estimados amigos... dirigiéndoos rápidamente hacia el brillo puro de la Luz Eterna.

El pensamiento del renunciar al cuerpo y vuestras conexiones terrestres tempestuosas y placenteras por lo desconocido, os resulta desconcertante - y lo entendemos. Además, la pregunta acerca de cómo os afectará la ascensión personalmente aumenta vuestra preocupación y el sentido de inseguridad.

¿'Daréis la talla'... o seréis apartados del abrazo de Ra? Es totalmente natural que siga siendo un gran misterio para vosotros cómo esas realidades y los resultados probables se manifestarán en vosotros, cuál ha de ser vuestro papel en esos procesos, y (desde una perspectiva totalmente práctica) qué os espera a vosotros en un sentido muy personal.

¿Quién elegirá experimentar la transición, o la muerte, cuando el proceso comience, y quién no? ¿Es realmente una elección que hacéis ahora, como miembros libres de la raza humana -o estaba determinado antes de que encarnaseis, en el nivel del alma?

Incluso ¿cómo distinguís entre la muerte y la ascensión? ¿Sufriréis, lo celebraréis... seréis conscientes de vuestra transición? También hemos tenido en cuenta estas preguntas y estas preocupaciones cruciales.

Nosotros también hemos conocido vuestras mismas dudas, vuestros temores, y la preocupación que se esconde en vuestras almas a medida que intentáis comprender de verdad el secreto de vuestra inmortalidad, que se halla justo más allá del portal de la vida física, tal como la conocéis actualmente desde vuestras estaciones temporales en la tercera dimensión.

Así que contemplemos la esencia y el significado de la existencia desde una perspectiva más amplia para obtener un sentido de nuestra parte individual y nuestra participación en el gran plan cósmico.

Considerad la naturaleza del Todo-Lo-Que-Es; la Mónada; la Mente Universal; la Llama Eterna; Dios. A diferencia de lo que han afirmado algunos mitos y la ciencia de las escuelas más dogmáticas del pensamiento humano, no hay un comienzo de la Creación -no hay un 'big bang'-, del mismo modo que no hay un final –no hay una final apocalíptico.

La Totalidad (el Todo-Lo-Que-Es, Siempre Ha Sido y Siempre Será) es omniabarcante, atemporal y sin límites. Cualquier intento de definir, categorizar o contenerlo, inevitablemente parece no hacer sino recordarnos las limitaciones de nuestras posibilidades y nuestras capacidades.

Nosotros, unidades de conciencia en evolución, estamos empequeñecidos por nuestra individualidad -esa conciencia 'yo soy' que limita lo ilimitado, de diversas maneras, a una percepción propia de unidades claramente separadas dentro de una totalidad, más que de la propia totalidad.

Cada chispa del Ser divino es una reproducción perfecta ele la totalidad y dentro de ella están contenidas todas las dimensiones, todos los diseños y todas las proporciones cosmométricas que existen a través de todos los niveles de la realidad. De ahí que cada chispa sea capaz de las obras del Creador, porque cada una está constantemente co-creando el Cosmos.

Cada uno de vosotros es una de esas chispas; sois los creadores de numerosos universos (¡del mismo modo que sois la creación de numerosos universos!) y vuestros cuerpos constituyen la manifestación de todo lo que es divino en vosotros.

Muerte y nacimiento coexisten como Creación en vuestro interior en una miríada de formas y de abstracciones. Las células están muriendo constantemente, a fin de que puedan nacer otras.

Unas bacterias evitan que otras proliferen, manteniendo el equilibrio; parásitos invisibles que hallan hospitalidad en vuestro cuerpo físico (así como en vuestros campos astrales) eliminan los desechos en una perfecta danza de limpieza y renovación.

Hay un equilibrio innato en todas las cosas, muriendo y naciendo, construyendo y rompiendo, empujando y tirando, calentando y enfriando. La conciencia cristaliza y más tarde se disuelve en la perpetuidad del Ser.

Todo está funcionando exactamente según el propósito de la Mente Universal; todo es arrojado a la existencia y luego devuelto a la inmanifestación, progresando y evolucionando de un estado a otro, buscando eternamente un perfeccionamiento cada vez mayor.

A partir de esta Totalidad, el estado de completa perfección y absoluta conciencia que crea toda existencia, emerge (como parte de esa experiencia) la infinita cosmometría del diseño universal a través de la cual aspectos de esa fuerza creativa, la Totalidad, se constituyen en unidades autoconscientes, chispas de la llama, entidades de la conciencia 'Yo soy'.

Eso es lo que queremos decir con el término 'alma' -una chispa de la Llama Eterna de la Creación que salta del fuego y arde con su luz incandescente a través de innumerables experiencias, sin extinguirse nunca, de modo que pueda finalmente llevar de vuelta a la Fuente lo que ha creado, resuelto e iluminado.

Ella abre un camino en la gran espiral de la ascensión, grabando a fuego sus vibraciones en la matriz de las proporciones cosmométricas y su diseño -las supercuerdas de conciencia que atraviesan el cuerpo del Todo-Lo-Que- Es.

Al comienzo de ese viaje, cuando el alma se sumerge en el abismo, la luz que brilla de esa chispa infinitesimal está en su momento más tenue y ahí es cuando y donde se crean los ámbitos materiales.

Allí, en la densidad, es donde vuestra deidad solar, Ra, reside habitualmente, y es a partir de esas vibraciones reducidas de donde vosotros estáis surgiendo. Esa es la experiencia final de los seres macrocósmicos del Universo... como es la vuestra, en tanto que representaciones microcósmicas de todo lo que brilla en el Cosmos del Alma.

En esta etapa de la progresión de vuestra alma, en la que viaja como conciencia pura por esas cuerdas de la realidad, elige manifestar una forma -cristalizar- y penetra por un punto seleccionado en la esfera material.

La experiencia primigenia, esa primera manifestación de un alma nueva cobrando forma, resulta una especie de cataclismo para la esencia anímica, que no tiene experiencia previa con la que medirse, en una realidad formada de vibraciones y frecuencias tan lentas.

Las almas nuevas que entran en el mundo físico por primera vez se quedan estupefactas ante la intensa polaridad y la oposición que existe allí y a menudo caminan audazmente por la oscuridad, para experimentarla y aprender acerca de la separación en sus expresiones más radicales y perceptibles.

Al no tener experiencia anterior, saltan a la realidad, avivando el dinamismo de la oposición polar, del mismo modo que las almas más antiguas, que están abandonando ese ámbito definitivamente o que están esperando otra vuelta de la rueda del karma, resuelven las fuerzas en contraste de sus vidas respectivas.

Podéis daros cuenta de que una oleada de almas nuevas ha estado entrando en la zona Tierra durante las dos últimas décadas pasadas del tiempo terrestre. Basándoos en lo que os hemos dicho acerca de la regeneración y la renovación, la razón de tal 'ataque violento' debería ser obvia para vosotros -pero no demos por supuestas vuestras percepciones.

En lugar de ello, pasaremos a ilustrar lo que creemos que constituye el propósito de esta extraordinaria y masiva llegada de almas. A medida que Gaia se prepara para abandonar el ámbito físico, un número excepcional de nuevas almas que se disponen a encarnar han sido magnetizadas para entrar en sus campos electromagnéticos debido a la imponente polaridad que se manifiesta en sus cuerpos mental y físico en proceso de transmutación, así como por vuestro esfuerzo... junto a las perspectivas que tales dinámicas ofrecen para su evolución acelerada.

Las ondas de energías contrastantes tocan las cuerdas de la conciencia en el Cosmos, y esa tensión dinámica -los campos de oportunidad para saltos cuánticos evolutivos- resuena a través de los éteres.

En cualquier punto dado del Universo en desarrollo, el número de almas nuevas que entran se halla generalmente en perfecto equilibrio con las muchas que salen. Sin embargo, en los últimos días de una era, como la que habéis conocido como el paso de Piscis a la actual Era de Acuario, tiende a haber una abundancia de nuevos que llegan a un determinado ámbito planetario.

Tales cambios vibratorios significativos sirven como imanes para las nuevas chispas que se han embarcado en el curso de la individualización para proseguir el increíble viaje, al que nos referimos como 'el retorno cósmico'.

¡Podéis imaginar cuánto más atractiva resulta esta convergencia de ciclos, teniendo en cuenta que el final de era coincide con la ascensión solar! Entrando en las últimas migraciones de almas hay un cierto número de niños excepcionales, que hemos identificado como 'La Sobre-Alma Violeta'.

No creemos confusión. Estos niños Violeta no son las almas nuevas que os acabamos de describir, más bien se trata de seres de luz que han optado por retroceder al ámbito terrestre para ayudar en el acompañamiento que necesitaréis a través del laberinto y la confusión, a medida que las cambiantes arenas de vuestras tormentosas aguas redefinan la comprensión que la humanidad tiene de la naturaleza de toda la realidad.

Son centinelas de la Familia de Luz, dedicados al servicio de Gaia, y estáis comenzando a oír hablar de su presencia entre vosotros. Los reconoceréis a medida que vayan tomando sus posiciones alrededor del globo –haciendo arder el fuego de su conciencia colectiva a través de las redes del poder y trastornando las líneas de poder mediante la fuerza de esa energía.

De esta brillante iridiscencia, la Luz de la Sobre-Alma Violeta, hablaremos con mayor detalle en nuestras próximas presentaciones de la ascensión y su significado particular para quienes asciendan con Gaia.

Podéis comprender por qué tantas almas reencarnantes, extraterrestres de lejanas civilizaciones y seres extradimensionales, son atraídos a la Tierra, a la extensa familia de seres planetarios que comprenden los centros o chakras de vuestro logos solar. Grupos de la oscuridad y grupos de la luz de los más diversos lugares del Cosmos se están alineando para observar el 'acontecimiento' galáctico en el enorme cuerpo áurico de Ra.

Están por todas partes ya, cerca de vosotros -preparándose para el contacto antes de que emprendáis la marcha. Esto vais a saberlo muy pronto. Tened presente que, aunque el Gobierno todavía insiste en manteneros desinformados acerca de las civilizaciones extraterrestres que existen nada más abrir vuestras puertas, la vida inteligente prospera en otros planetas y lunas de vuestro sistema solar.

Los escalafones superiores de la élite del poder lo saben todo acerca de la vida extraterrestre. Al fin y al cabo, están dirigidos por los híbridos annunaki que gobiernan la Tierra.

Han gozado de incontables favores otorgados por sus aliados extraterrestres, a expensas de inocentes seres humanos y animales que han servido como especies probeta para sus investigaciones.

Se ha acabado el secreto -demasiados animales han sido mutilados y muchos más seres humanos han sufrido abducción como para descartarlo, aunque los medios de comunicación dominantes todavía evitan estas realidades apremiantes en obediencia a sus amos políticos y empresariales.

Otros extraterrestres, los trabajadores de la luz de otros ámbitos, están llegando desde cerca y desde lejos, para observar los sucesos cataclísmicos que tienen lugar en vuestro cuadrante. Están especialmente interesados en los planetas Venus, Tierra, Marte, Saturno y Júpiter, así como en algunas lunas en las que la vida prolifera.

Seres inteligentes de vuestra familia galáctica inmediata -a los que nos referimos como los 'Ra-diantes'- están intentando también ponerse en contacto con vosotros, pero sus señales de radio, consideradas poco claras y apenas merecedoras de cobertura periodística, se mantienen relativamente secretas y apartadas de vosotros.

Pero, en realidad, ¿os habéis molestado, al menos, en escuchar? Muchos Ra-diantes ascenderán con vosotros y aparecerán ante vosotros de manera tan hermosa como la que mostraréis vosotros ante ellos en el desvelamiento -el marco de referencia atemporal de la cuarta dimensión.

El abrazo de muchas razas de Seres de Luz os espera. Lo que está sucediendo ahora constituye un evento celeste extraordinario y las oportunidades que se crean son ilimitadas, ¿no os parece?

Vuestro cambiante sistema solar y las dinámicas estelares que están teniendo lugar en el cuadrante de vuestra galaxia están creando muchas realidades probables que ofrecen a grandes cantidades de almas -antiguas y nuevas- la posibilidad de salir de la rueda del karma, trascender la parafernalia del ego y las limitaciones de los hologramas ilusorios que cocrea, y ascender con la deidad hacia estados superiores de conciencia, donde la mente es multidimensional y el cuerpo luminoso.

Para la Familia de Luz, se trata de un magnífico regreso a casa... y la anticipación de nuestra celebración hace sonar ya las campañas de los templos celestiales. La conciencia de esta esfera de potencialidad ofrece una extraordinaria oportunidad, a todos los seres con libre voluntad que habitan en los planetas anfitriones de vuestro sistema solar, de elevar espectacularmente la vibración en todas partes del cuerpo de Ra, atravesando las oscuras nubes de vuestras recientes tormentas como el láser corta el acero.

Observad la densidad del acero, cómo la luz concentrada del láser puede cortarlo, y recordaréis el poder de vuestra mente grupal concentrada en las actividades oscuras que están creando desarmonía a vuestro alrededor, aspirando el aliento vital del entorno e intentando disminuir la luz que vosotros, los trabajadores de la luz en la Tierra, estáis anclando en vuestros campos planetarios.

Estamos ante todo un sistema solar que ha cumplido sus compromisos con la densidad del ámbito en el que ha mantenido su vibración durante inconcebibles períodos de tiempo (tal como se mide en ese marco de referencia) y ha evolucionado hasta un punto en el que está listo para ascender por la espiral hacia otro nivel de aprendizaje y de experiencia.

Podéis imaginar qué excepcional ocasión se presenta para aquellas almas -antiguas y nuevas- que eligieron entrar y encarnar en este cuerpo-espíritu de Ra, vuestro Sol, habiendo seleccionado ese punto del continuum espacio-temporal que decidieron iba a ser su sendero de regreso al Creador.

Todos los seres autoconscientes de la Tierra y otros cuerpos celestes de vuestro sistema solar pronto van a tener la rara oportunidad de dar el salto colosal al próximo nivel de conciencia, al que nos hemos referido constantemente como la 'cuarta' dimensión. Otros, aquellos que están tan hipnotizados por las vibraciones lentas del cuerpo físico que elegirán la reencarnación en lugar de la ascensión, permanecerán atados a las ilusorias manifestaciones de la conciencia tal como se crean en el ámbito 3D.

Uniéndose a aquellos todavía dedicados a la adquisición de experiencia en el reino terrestre -aquellos todavía atados a la rueda kármica de la reencarnación-, este gran conjunto de nuevas almas compartirán sólo de manera muy efímera las energías de vuestro planeta. Gaia, moviéndose rápidamente hacia el vórtice del paso de Ra, no será ya un planeta elegible por aquellos que están decididos a seguir atados a la rueda kármica de causa y efecto, acción y reacción, y resolución final de las deudas contraídas en ese proceso.

Ellos continuarán ese proceso en otras estaciones del universo material. El Gran Planeta Tierra, junto con los otros planetas, cuerpos celestes y numerosas lunas que orbitan alrededor de la gran estrella, simplemente no estarán situados nunca más en la densidad de la tercera dimensión.

Pero Gaia es eterna -y como vosotros-, continuará evolucionando de la manera más bella posible, como una deidad radiante, gloriosa, despojándose del reflejo material de todo lo que ha creado en un ámbito en el que ya no necesita repetir las lecciones de una oscuridad y una luz tan intensas.

Así pues, respirad hondo y mantened vuestro paso... si es el miedo a esos pensamientos, más que la anticipación, lo que bloquea el impulso hacia delante que habéis logrado hasta ahora.

Hablemos ahora de las almas antiguas, ya que muchos de los que sois atraídos por nosotros sois viejos y antiguos viajeros que estáis completando el ciclo de nacimiento y renacimiento en estas bajas vibraciones de la materia.

Esta vez habéis vuelto no como almas centradas en la experiencia de su 'yo soy5 individual, sino para ayudar en el despertar -ya que habéis evolucionado hasta ahí. Vosotros estáis dedicados a elevar el Todo a mayores alturas ayudando a los que están perdidos y tienen miedo, y estáis aceptando abiertamente la guía de los Portadores de Luz que están a vuestro alrededor, por todas partes - inundando de luz vuestro camino.

Espíritus guerreros, vosotros lleváis la antorcha de la Verdad, iluminando el mundo mientras os preparáis para ese salto olímpico que os catapultará hacia la próxima fase de vuestro exquisito progreso, en la impresionante espiral del retorno espiritual.

Imaginad qué atracción magnética posee la Tierra -balanceándose entre los polos de la oscuridad y la luz de estos días- para esas almas nuevas y comprenderéis claramente por qué tantas almas viejas (como vosotros) han decidido también estar presentes en un cuerpo. Recordad: habéis evolucionado hasta este punto.

Habéis venido para volver a llevar a Gaia a su centro. Guerreros de antaño, habéis venido a aquietar el péndulo. Una gran oleada de almas entró después de la II Guerra Mundial, volviendo a la forma con el fin de aportar sanación global a las almas supervivientes y a las almas que partieron en aquellas violentas expresiones de oscuridad y para preparar el terreno de la entrante Era de Acuario.

Muchos de vosotros llegasteis en pleamar... y sabéis quiénes sois. Se os negó que fuerais, como se os hace ahora, los guardianes de los secretos que van a ser expuestos a la luz del amanecer de Acuario.

Estabais concentrados en estabilizar Gaia, estremecida y sacudida por los desequilibrios creados por la rabia de quienes caminaban entonces sobre ella, del mismo modo que tuvisteis que enfrentaros a ellos en los momentos más oscuros de la Atlántida e igual que estáis haciendo ahora frente a esos mismos guerreros oscuros -soldados de infantería del Gobierno Secreto.

Creemos que todos los seres autoconscientes capaces de una perspectiva multidimensional pueden comprender el significado de este momento, y os elogiamos y respetamos por aceptar la enorme tarea de servir como infatigables espíritus guerreros de la Tierra en transición. No es un camino fácil el que habéis elegido.

En absoluto es un camino fácil. Sois conscientes de haber alcanzado ese punto en vuestro largo viaje en el que estáis listos para dar un salto gigante fuera de la rueda kármica de vuestro perenne proceso de nacimiento y renacimiento.

Junto con las deidades cósmicas, estáis co-creando una rarísima oportunidad de acentuar ese final con una conciencia plena de la persona a través de la cual vuestra experiencia total se ha manifestado.

El velo, que sólo se levanta brevemente en las fases de tránsito entre el nacimiento y el renacimiento, se está alzando ahora y estáis comenzando a penetrar en las distintas dimensiones -recuperando el recuerdo de vuestro propio nacimiento y del propósito de vuestra alma.

Estáis tomando conciencia de vuestra inmortalidad, integrando toda la experiencia de vuestra trayectoria, despertando el cuerpo de luz. Estáis activándoos, irradiando el brillo y la iluminación que percibís a través de los distintos ámbitos. Estáis conectando, comunicando, brillando.

Y aunque todavía no sois plenamente conscientes del proceso, y de lo que os espera, estáis convencidos de vuestro compromiso con la luz. Estimados amigos, sois verdaderamente extraordinarios.

Estamos haciendo que vuestro reflejo brille en los reinos superiores y todos los que sintonizan allí son impresionados por la luz de vuestras almas. A todos impresiona vuestra belleza y vuestra fuerza.

Y Mientras que quienes asciendan serán plenamente conscientes de su proceso, y llevarán los aspectos personales del yo en la transición desde esas matrices cristalinas densamente configuradas de vuestras actuales formas físicas a los cuerpos de luz expandidos de las altas dimensiones, aquellas almas no suficientemente evolucionadas que se identifican fuertemente con el ego, no lo serán.

Su identidad egoica fundamental y su apego a las ilusiones de la realidad material vibran a unas frecuencias tan bajas que esas almas quedarán casi congeladas en la densidad -como los grandes mamuts, enterrados vivos en los campos de hielo de vuestra evolución.

Podéis entender que la decisión de algunos de mantener fija su mirada en las sombras y el polvo les vuelve incapaces de percibir los eventos evolutivos que están alterando vuestra realidad tan espectacularmente.

Para aferrarse a su ilusión, tienen que creer que vosotros, los que estáis despertando, sois unos ilusos, locos y peligrosos... de otro modo, trastornaréis la matriz. Entregados a la experiencia sensible y a los sentimientos que evoca, se aferrarán a sus emociones residuales y a su fascinación con el animal que llevan dentro y elegirán continuar el proceso de reencarnación.

Como hemos indicado ya, son decisiones que se tomaron antes de encarnar-aunque siempre son libres de cambiar el registro, si decidieran alterar el plan original y entregarse al Espíritu.

Los que no lo hagan experimentarán la muerte, el paso de la materia a formas incorpóreas, para continuar su progreso al ritmo que establezcan... del mismo modo que los barcos navegan a los ritmos de los mares abiertos.

En ese momento de su transición, pueden continuar en el 'nivel' astral inferior, rondando las vibraciones de su vida pasada, o avanzar al ámbito espiritual del astral medio, una vez hayan atravesado el portal.

Allí, en el Astral Medio, serán encontrados por sus guías, quienes les asistirán en el desarrollo del esquema de su plan vital para la próxima encarnación, un momento de estructuración y organización, en el que las almas que reciben ayuda prepararán el camino para otras Vidas' de potencialidades y lecciones kármicas.

Pueden elegir pasar un tiempo en las Aulas de Aprendizaje, descansar, o cristalizar inmediatamente en otra forma física... olvidando quiénes son, olvidando sus orígenes, olvidando todo lo que sucedió antes.

Se harán planes detallados para la próxima inmersión en el ámbito físico(aquél que resuene lo más aproximadamente posible con las frecuencias vibratorias del Planeta Tierra).

Los patrones cristalinos del resurgimiento del alma a través de la nueva madre se decidirá a partir del ADN resonante de los padres seleccionados encarnados y todo ello se grabará en la mente del alma, para que el yo superior tenga acceso a ello de vez en cuando durante la experiencia vital.

Analicemos ahora el progreso del alma desde la muerte hasta el renacimiento. Cuando está lista y se ha preparado todo para la nueva vida, el alma prepara las dinámicas de esa cristalización consciente mediante el propósito concentrado de entrar en el mundo físico y tomar forma.

Espera el parpadeo que enciende la Red Gossamer de Luz cuando la concepción del esperma y el óvulo seleccionados tiene lugar -y se vincula instantáneamente a ese momento, para anidar en el calor de la madre.

Pasa por la gestación y por el canal de nacimiento para adquirir conciencia egoica, una personalidad y todas las experiencias que crea el entorno del alma planificado antes de entrar en la encarnación.

Poco después de salir, el condicionamiento de la infancia (iniciado con esos impulsos prenatales recibidos en el seno materno) enraíza al alma recién entrada en la encarnación en las ilusiones que ha seleccionado para esa vida particular.

El velo cubre una vez más la mente del alma de toda experiencia anterior, sólo con destellos de recuerdo en quienes desean la apertura del tercer ojo y finalmente se entrenan para ello.

Las luchas y las alegrías de la experiencia sensible y todas las relaciones kármicas que se crearon en esa rueda rotatoria continúan entonces, en otras formas y con intensidades variables, en otros terrenos holográficos en las escuelas de su elección.

Y ahora examinad la ascensión, por la cual reconocéis que estáis saltando fuera de la rueda, plenamente conscientes, surgiendo súbitamente de la densa niebla gris oscuro y descubriendo la luz del día -una luz que sólo habíais vislumbrado en sueños.

El velo que habría cubierto la memoria de todo lo que habíais experimentado allí no distorsiona ya la visión. Camináis audazmente hacia la luz, deslumbrados por su radiante esplendor, sintiendo que habéis salido de un lugar al que nunca más tendréis que volver.

En esta nueva 'dimensión1 a la que pronto habréis ascendido, podéis mirar esa capa de niebla y reconocer los múltiples lugares distintos que existen allí: lugares por los que habéis caminado; lugares en los que habéis depositado mucha energía y mucha conciencia.

Aquí y allá se yergue un árbol alto, indicando vuestro paso y, aunque la mayor parte del camino está cubierto por la neblina, vosotros lo conocéis. Sabéis que habéis estado dedicados a ese bosque y que el árbol ha tenido un gran significado para vosotros.

Desde vuestro horizonte en la realidad tetradimensional, os daréis cuenta de que estáis en una atalaya desde la que podéis observar todo ese ámbito y podéis identificar lugares en los que 'exististeis' en él -el árbol; un lugar especial que percibís por su fragancia; los colores del arco iris que se elevan en lo alto... allí donde sabéis que habéis estado; una torre en la que habéis vivido; la cumbre de una montaña, cuyos picos sólo habéis contemplado desde las llanuras de vuestra experiencia.

Miráis hacia atrás, hacia ese mundo y os dais cuenta de que vuestra salida de esos lugares familiares en vuestro caminar ha estado produciéndose desde hace mucho tiempo. No podéis dejar de sorprenderos al recibir, por fin, confirmación de la conciencia multidimensional que habíais adquirido antes de vuestro tránsito: que no hay nada de lineal en vuestros retornos kármicos, una vida después de otra.

Finalmente, reconocéis cómo cada tránsito es una especie de inmersión en una margen todavía inexplorada de un gran lago, al que podéis entrar desde otros muchos lugares de acceso a lo largo de su ilimitada orilla y sus acantilados escarpados.

Ya no sois inconscientes de cómo las oscilaciones de vuestra entrada y vuestra presencia allí ondean y resuenan para siempre en esas aguas, imprimiendo vuestras vibraciones por todas partes y, al hacerlo, permitiendo vuestro permanente acceso cuando deseéis o necesitéis volver a experimentar las sensaciones y los retos que el lago –a veces tranquilo y sereno, a veces oscuro y peligroso- os ofrece.

Cuando hayáis dado el paso hacia la plena luz del alba, sabréis lo monumental que ha sido el salto -el conocimiento de que no ya no serán necesarias más repeticiones de viejas lecciones. Imaginad cómo miraréis el temor y las dudas de estos Días del Desierto, sonriendo eternamente en la gracia de vuestra luminosidad.

Para Ra, la deidad que asciende, ese ámbito nublado es la niebla de la galaxia Vía Láctea, en la que se han logrado y se han adquirido cosas asombrosas mediante su importante participación en el universo físico –pero del que ahora emerge.

También en este caso, el alma del logos solar pronto será capaz de dirigir la mirada hacia atrás, contemplando las señales de su existencia en la materia densa, reconociendo las vibraciones que se mantienen en ella... como sucede en vuestro caso, cuando miráis hacia atrás el paisaje cubierto de niebla.

También aquí se halla la realización de la propia existencia -no como el fuego más brillante en el espacio, sino como una chispa de la Luz infinita traída a la plena conciencia.

Esta, apreciados amigos, es la magnificencia con la que los que ascienden en todos los ámbitos reconocen que al final han logrado valerosamente la iniciación que sus almas habían puesto ante ellos.

A medida que emergéis de la visión nublada a la conciencia del cuerpo de luz, reconoceréis cada vez con mayor claridad que aquello que hasta ahora percibíais como Vidas pasadas' y recuerdos, son en realidad sucesos simultáneos a donde estáis ahora y a los que hacéis frente.

Podéis verlos como lugares' en el meollo de la materia que se os muestran como recuerdos, pero que os dais cuenta de que son, simplemente, estados del ser coexistentes con los que resonáis e interactuáis.

Pronto os daréis cuenta plenamente de que aquello que habitualmente creéis que es recuerdo de vidas pasadas es, en realidad, la exquisita capacidad de la mente para reconocer un 'espacio' armonioso en las cuerdas de la superconsciencia, que interpreta las acordes principales del Universo, y su habilidad para interpretar los mismos acordes a partir de la música del alma.

Es parecido al entrenamiento musical de un cantante de ópera que puede reproducir una nota musical determinada cuando el pianista toca la tecla adecuada. En ese momento, la mente da instrucciones a las cuerdas vocales para que vibren a esa misma frecuencia, estimulando los 'mecanismos' del chakra de la garganta para realizar esa tarea y así producir la nota resonante.

Cada célula de vuestro ser toca, de este modo, su instrumento, la hélice del ADN, para cantar la música que vuestra mente está creando en vuestro interior y manifestándola como sonido a través de los 'cables' del ámbito material... en los éteres de universos paralelos.

Imaginad que las 'notas' existen a través de todo el Cosmos -pues el Conjunto es una inmensa sinfonía, nota tras nota, acordes, armonías, la Música de las Esferas. Vosotros sois la nota, interpretando la música para el Maestro y director de orquesta, a medida que él/ella dirige la sinfonía, la suma total de todas las partes -que vosotros conocéis tan bien- pues dentro de esas excelentes orquestaciones estáis interpretando vuestro modo de ser.

Vosotros conocéis la música del alma. Así pues, ya sea que vuestra canción reverbere desafinada y sin brillo en la sordina del alma envuelta en la neblina o que suene celestialmente, tan dulce como susurros del viento en la hierba... vuestra música es eterna.

Hijos del Universo, vuestras dulces almas están en el camino. Gateando sobre inocentes manos y rodillas o saltando, conscientes y audaces... vuestras almas están dirigiéndose a casa.

Continuará….

3 comentarios:

Lilibel dijo...

Querida Alexiis, he seguido atentamente tus blogs, te agradezco ante que todo ... pero que pasó con la parte 13 ??? (jejejejeje)
un abrazo, mucha luz y bendiciones para ti y familia

Lía dijo...

Amiga que todavía no conozco: Te escribí contándote que el capitulo 5 es repeticion del 4 y por lo tanto falta el verdadero 5. Ahora te recuerdo que falta el capítulo 13.

Sigo con gran interes tus publicaciones y es por esto que observé lo que pasaba con el libro.
Gracias por tu labor de difusión tan importante para todos los que estamos en el camino de la Luz interesados en la Ascensión.

Lía tobón Naranjo

Alexiis dijo...

Pido mil disculpas lo había subido a otro blog. Cinco semanas de enfermedad hicieron estragos grandes en toda mi organización. Como estoy editando varios libros a la vez, esto se hizo un lío, voy a tratar de enmendar todo.
Con amor, y finalmente sintiéndome mejor, Alexiis